Top Ad 728x90

lunes, 12 de junio de 2017

, , , ,

Autonomía en el vestido - Niños aprendiendo a vestirse

Puede que tu hijo ya sepa ponerse la ropa casi sin ayuda o puede que esté aprendiendo a hacerlo ahora. Si es así, existen muchos trucos y algunas claves con las que favorecerás este importante logro.

Desde hace un tiempo tu hijo se eterniza intentando abrocharse los botones de la camisa, le encanta ponerse y quitarse los pantalones una y otra vez o se enfada si no le dejas decidir qué zapato va en cada pie.



Si es así, intenta no estresarte ni estresarle a él: está ensayando para saber vestirse bien sin tu ayuda, un logro importante para él porque le da más autonomía y le hace sentirse un niño “mayor”.

Algunos niños aprenden a vestirse sin ayuda hacia los 2 años, mientras que otros no lo consiguen hasta los 4. Ambos casos entran dentro de lo normal y no hay de qué preocuparse: cada pequeño evoluciona a su ritmo. Pero sí hay algo que suele ser común en todos: les resulta más fácil aprender a desnudarse que a vestirse y les cuesta menos ponerse las prendas inferiores que las superiores.

Autonomía en el vestido - Niños aprendiendo a vestirse

Autonomía en el vestido - Niños aprendiendo a vestirse


PACTA LOS MOMENTOS
Es cierto que, por muy orgullosa que te sientas de este empeño de tu hijo, no siempre hay tiempo para dejarle ensayar. Lo mejor es que le expliques que en días de colegio o cuando lleguéis tarde a algún sitio tiene que dejar que seas tú quien le vista, pero que en los fines de semana podrá hacerlo él. Eso sí, como a esta edad su memoria es aún muy corta, tendrás que repetirle esta explicación a menudo para evitar conflictos.

LA ROPA MÁS ADECUADA
Para conseguir este avance, tu hijo necesita de tu ayuda. Y el primer paso para dársela es comprarle ropa fácil de poner. En caso contrario se desanimará cuando no logre lo que intenta, perderá confianza en su habilidad y te pedirá que sigas vistiéndole tú.
En este sentido, opta por zapatos con velcro en lugar de cordones; por calcetines que no tengan talón (para que no se los ponga al revés); por pantalones o faldas que se sujeten con cintura elástica en lugar de abrocharse con botones; por jerséis que tengan un cuello amplio para que pueda metérselos por la cabeza sin agobiarse y por camisetas que lleven un dibujo en la parte delantera, para que sepa hacia dónde va la prenda.

ALGUNOS TRUCOS
Para que sepa ponerse los pantalones y las faldas, jugad a encontrar la etiqueta y dile que ésta tiene que quedar siempre detrás. Y explícale que los bolsillos grandes suelen ir en la zona del trasero.
Dibuja en el interior del zapato izquierdo una cara de perfil que mire a la derecha y en el zapato derecho haz lo contrario. Explícale al niño que si los zapatos están bien colocados las caritas podrán darse un gran beso.
A la hora de abrocharse los botones, dile que es mejor que empiece por abajo, para que no se equivoque. Puedes animarle a ensayar con algún abrigo o chaqueta tuya que tenga botones grandes.
Si un pantalón tiene cremallera, ata en la hebilla un pequeño cordón formando un anillo: le resultará más fácil meter por él el dedito y tirar para subirla.
Aplicas estos trucos y anima a tu hijo a ensayar con sus muñecos, verás que pronto aprende.
Puedes ensayar con muñecos que ellos les quiten y le pongan la ropa y sepa donde va casa cosa.

QUÉ FÁCIL ES PONERSE EL ABRIGO
Hay un truco muy divertido para enseñar al niño a ponerse el abrigo sin tu ayuda:

Dile que lo coloque en el suelo abierto hacia arriba y con las mangas bien estiradas.
Después, el niño debe ponerse detrás de él de modo que sus pies queden junto al cuello.
Por último ha de arrodillarse, meter las manos por las mangas y ponerse de pie al tiempo que levanta los brazos para que el abrigo pase por encima de su cabeza.

 




Top Ad 728x90