Top Ad 728x90

lunes, 10 de abril de 2017

, , , , , , ,

Evaluando amplitud de movimiento - sensibilidad / Espina bífida(mielodisplasia)

Amplitud de movimiento
La falta de equilibrio muscular entre agonistas y antagonistas en las articulaciones implicadas conducirá al desarrollo de contracturas articulares, que finalmente afectaran a la habilidad del niño en las actividades motrices. La amplitud de movimiento se valora realizando un balance articular manual. En el nacimiento se pueden distinguir dos tipos de deformidades.



- Las que ha desarrollado el niño en la vida fetal, debido a una mala posición y a la ausencia de movimiento articular. normalmente se observan en niños con nivel de lesión alto. Pueden ser contracturas en flexión de caderas, extensión de rodillas o pies equinovaros, talos, etc.

Evaluando amplitud de movimiento - sensibilidad / Espina bífida(mielodisplasia)
Recién nacido con milomeningocele que presenta deformidad en flexión y aducción de caderas, extensión de rodillas y pies talo-varos.   Bibliografia / Fisioterapia en Pediatría - L.Macias Merlo. J. Fagoaga Mata.

Evaluando amplitud de movimiento - sensibilidad / Espina bífida(mielodisplasia)
Recién nacido con milomeningocele que presenta deformidad en flexión y aducción de caderas, extensión de rodillas y pies talo-varos. / Bibliografia / Fisioterapia en Pediatría - L.Macias Merlo. J. Fagoaga Mata. 


- Las que aparecen por un desequilibrio muscular inducido por el nivel de la lesión, Por ejemplo, con un nivel de la lesión L5, presenta pies talos debido a la actividad de los músculos flexores dorsales del tobillo y parálisis de los flexores plantares.

Los dos tipos de deformidades pueden darse simultáneamente. El tipo de abordaje terapéutico y el pronostico serán diferentes para cada uno de ellos.

Sensibilidad 
Ademas de la valoración muscular y articular, debe valorarse la sensibilidad, aunque en un niño pequeño es difícil hacerlo. normalmente su perdida corresponde a las áreas de los músculos con perdida de actividad muscular.
Cuando el niño crece, se pueden valorar mas específicamente las áreas del cuerpo que conserva la sensibilidad frente al dolor, los cambios de temperatura o de presión. la falta de sensibilidad también depende del nivel de la lesión. Se altera tanto la sensibilidad superficial como la profunda. La anestesia y la hipoanestesia favorecen las alteraciones cutaneas. El niño no detecta posible zonas de presión exagerada o prolongada por el uso de aparatos ortésicos, calzado o posiciones mantenidas durante mucho tiempo.

Evaluando amplitud de movimiento - sensibilidad / Espina bífida(mielodisplasia)
llaga en un pie provocada por exceso de presión por el apoyo del pie en varo. /Bibliografia / Fisioterapia en Pediatría - L.Macias Merlo. J. Fagoaga Mata. 


Hay que informar a los padres de estos posibles riesgos para que revisen la zonas cutáneas cuando se retiran las ortesis, el calzado, etc., por si detectan una zona enrojecida que denote una posible aparición de una ulcera por presión. También los roces producidos contra el suelo u otras superficies rugosas pueden provocar lesiones cutáneas que pueden desembocar en úlceras por rozamiento. La temperatura elevada puede producir quemaduras en la piel; por tanto, hay que controlar cuidadosamente la temperatura del agua cuando se baña al niño, ya que su piel suele ser mucho mas propensa a lesionarse.
Una consecuencia de la alteración de la sensibilidad profunda o propioceptiva es la disminución o ausencia de la información somatosensorial, que incidirá en el esquema corporal del niño. El niño no percibe los cambios posicionales de sus miembros paralizados, ni tampoco los patrones de presión sobre sus miembros en carga, ya sean en sedestación o en bipedestación. Este factor influirá en el desarrollo motor y de la marcha, y puede retrasar la adquisición de muchas habilidades motrices.

Bibliografia / Fisioterapia en Pediatría - L.Macias Merlo. J. Fagoaga Mata.

                   

Top Ad 728x90