Top Ad 728x90

lunes, 24 de abril de 2017

, , , , ,

Abordaje terapeutico / común a los tres niveles de lesión medular / espina bifida

La mayoría de los niños con espina bífida, incluso con niveles torácicos, aprenden las habilidades motrices básicas como el volteo, el rastreo y cambio a sedestación. Sin embargo, el tiempo de adquisición variara según el nivel de la lesión, el inicio del tratamiento precoz, etc.
El objetivo de esta sección es describir el abordaje terapéutico de acuerdo con tres niveles de lesión, alto, medio y bajo, teniendo en cuenta los problemas y necesidades del niño relacionadas con el nivel de su lesión medular
Dentro de cada nivel, el abordaje se dividirá en cuatro fases y según la edad de desarrollo Aunque puedan variar algunas características dentro de cada nivel, las necesidades terapéuticas son básicamente similares en algunas fases



Primera fase, común a los tres niveles de lesión

Va desde los primeros dias de vida hasta aproximadamente los 6  meses. En este periodo, el niño puede estar uno o dos meses integrado en el hospital. El abordaje terapéutico consta de:

a) Cuidados posturales en la incubadora.
Según las deformidades articulares que haya desarrollado en la vida fetal y según el nivel de lesión, habrá que contrarrestar estas posturas para evitar que se vuelvan fijas con el tiempo. Si el neurocirujano ha colocado una válvula de derivación del LCR, es importante que, cuando se prescriba, se cambie la posición de la cabeza para evitar posibles contracturas asimétricas de cuello inducidas posturalmente.

Abordaje terapeutico / común a los tres niveles de lesión medular / espina bifida


b)Movilizaciones pasivas de los miembros inferiores. Hay que movilizar especialmente aquellas articulaciones que presenten una disminución de la amplitud de movimiento, pero sin olvidar el resto de las articulaciones de los miembros inferiores ya que pueden tener disminuida la movilidad.

Abordaje terapeutico / común a los tres niveles de lesión medular / espina bifida


c) Confección de férulas. Especialmente si el niño presenta pies talos o equinovaros, se confeccionaran unas férulas que alineen la articulación del tobillo y pie. Se puede confeccionar en yeso o material termoplastico. Es importante almohadillar correctamente estas férulas para evitar posibles roses con la piel y la consiguiente ulcera por presión. Se enseñara a los padres y al personal de enfermería a revisar la piel del niño. Estas férulas provisionales no deben usarse mas de 2-3 horas seguidas y se alteraran con cambios posturales y movilizaciones.

Abordaje terapeutico / común a los tres niveles de lesión medular / espina bifida

d)Fomentar el contacto con el niño con los padres, especialmente con la madre, e informar de los cuidados básicos de la crianza. Ello, unido a los objetivos terapéuticas, es un elemento indispensable en el plan de tratamiento. Se recomienda que los padres participen en actividades, como, por ejemplo, cambio de pañales, alimentación, higiene, etc. Si están presentes durante el tratamiento, hay que indicarles como tienen que estimular a su hijo: buscar el contacto visual, acariciarle, hablarle, etc. Los niños con un nivel alto de lesión tendrán muy limitada la movilidad; por tanto, el manejo que le proporcionen sus padres constituye una excelente estimulacion sensorial.

Una vez el niño este en su domicilio, debe continuar la intervención del fisioterapeuta. En esta primera fase se tendrán en cuenta objetivos terapéuticos como:   

e)Incrementar el control cefálico. El tiempo de ingreso en el hospital, junto con la hidrocefalia y la intervención para la colocación de la válvula, son factores que retrasan la adquisición del control cefálico. Este retraso puede ser de uno o dos meses con respecto a la media. Si debido a la colocación de la válvula el niño ha desarrollado una contractura asimétrica de la musculatura del cuello se vera influida la capacidad de generar fuerza en los músculos cervicales. Habrá que tratar este tortículis postural para conseguir una alineación simétrica de la cabeza, indispensable para el desarrollo del control cefálico.     

Abordaje terapeutico / común a los tres niveles de lesión medular / espina bifida

f)Estimulación del decúbito prono. El niño con espina bífida normalmente presenta dificultades para levantar la cabeza en contra de la gravedad. Si ademas existen postura en flexión de cadera, el decubito prono con enderezamiento de la cabeza puede significar una dificultad importante. Favorecer el decúbito prono no solamente contrarrestar el flexo de las caderas sino que también facilitara un apoyo de los antebrazos con apertura de las manos, que suelen mantener cerradas.

g)Favorecer o facilitar el cambio espontaneo de decúbito. la disminución de la movilidad espontanea en los primeros meses, debido a la hospitalización, a la restricción de movilidad determinada por la parálisis muscular y el posible miedo de los padres a manejar a su hijo, influyen en la posibilidad de experimentar los cambios de decúbito. En los niveles altos de lesión esta implicada la musculatura del tronco, lo que no ayuda especialmente a este cambio postural. 

       
SEGUNDA FASE 

Normalmente abarca desde los 6 hasta los 12 meses. En esta fase es importante que el niño pueda elaborar la representación interna del esquema corporal. La falta de sensibilidad en los miembros inferiores influye en esta representación interna. Es necesario tener en cuenta este aspecto en el tratamiento: por ejemplo, Facilitarle el agarre de sus piernas y pies en decúbito, trabajar delante de un espejo, hablarle de las distintas partes del cuerpo, proporcionarle diferentes estímulos perceptivos. 

Bibliografia / Fisioterapia en Pediatría - L.Macias Merlo. J. Fagoaga Mata.


Top Ad 728x90