Top Ad 728x90

viernes, 6 de enero de 2017

, , , , ,

Purpura de Henoch schonlein / Pediatria

Este trastorno recibe el nombre de dos médicos alemanes, Eduard Henoch y Johann Schönlein, que describieron por primera vez la enfermedad en el siglo XIX. Algunas veces también se la llama púrpura alérgica o púrpura anafilactoide.
La HSP se produce con mucha más frecuencia en niños que en adultos; por lo general, entre los 2 y 11 años. Es una de las formas más comunes de vasculitis en la infancia y es el doble de frecuente en los niños que en las niñas.




Causas

Si bien nadie sabe realmente cuáles son las causas de la HSP, los médicos saben que se produce cuando el sistema inmunitario no funciona como debería. Una proteína llamada inmunoglobulina A (IgA), un tipo de anticuerpo, se deposita en los vasos sanguíneos y parece estar relacionada con la inflamación.
No está claro por qué se produce esta reacción inmune, pero en muchos casos parece estar desencadenada por una infección bacteriana o vírica de las vías respiratorias superiores (senos nasales, garganta o pulmones). Si bien son menos frecuentes, se han identificado otros factores desencadenantes, como determinados medicamentos, reacciones a los alimentos, picaduras de insectos y vacunas.
La HSP no se contagia de una persona a otra.



Signos y síntomas
Entre los signos y síntomas comunes de la HSP se incluyen los siguientes:

  • púrpura, es decir, el sarpullido abultado de color púrpura rojizo
  • dolor e inflamación de las articulaciones
  • dolor de estómago
  • sangre en la orina (pis) u otros problemas en los riñones
  • fiebre
  • dolor de cabeza

El sarpullido se presenta en casi todos los casos y suele ser lo que ayuda a los médicos a diagnosticar la HSP. Puede tener la forma de puntitos rojos (llamados petequias), moretones, e incluso, ampollas. El sarpullido suele producirse en las piernas y las nalgas, pero también puede aparecer en otras partes del cuerpo, como los codos, los brazos, la cara y el tronco.

La mayoría de los niños que padecen la HSP también sufren de dolor e inflamación de las articulaciones. Estos síntomas pueden aparecer antes del sarpullido. Las articulaciones grandes, como las rodillas, los tobillos y los codos, son las más afectadas, pero las manos y los pies también pueden verse afectados.

El dolor de estómago suele aparecer una semana después que el sarpullido. El dolor es intermitente y puede estar acompañado de náuseas, vómitos o diarrea. Algunos niños pueden presentar sangre en las heces (a causa de los vasos sanguíneos que pierden sangre), pero es posible que no sea visible.
La HSP puede afectar los riñones. Se pueden encontrar pequeñas cantidades de sangre o proteínas en la orina, que ocasionalmente pueden contener sangre visible.






Top Ad 728x90