Top Ad 728x90

viernes, 25 de noviembre de 2016

, , , , , , ,

Niños aprendiendo a ponerse de pie - Etapa del Desarrollo

Buscando apoyo, tu hijo se pone de pie. Coincidiendo con el placer de andar de lado agarrado a los muebles, –y sólo en los gateadores muy experimentados– se puede observar por algunos días el oseo: el niño se desplaza a gran velocidad apoyado en las manos y en los pies, sin usar las rodillas. Tu bebé querrá ponerse de pie agarrándose a cualquier parte, y te demostrará que está realmente maduro para andar cuando, partiendo de la postura de gateo, plante los pies y se ponga de pie sin apoyarse en ningún mueble. Hacer esto implica una gran potencia muscular y una buena dosis de equilibrio.
Buenos ejercicios para ayudarle a dar sus primeros pasos
  • Andar por el pasillo, u otro espacio estrecho, que le dé confianza y seguridad al niño.
  • Colocar un juguete encima de una mesa baja, para que él trate de agarrarlo.
  • Enseñarle a empujar una silla ligera.
Otra forma de aprender es por ensayo y error. Es decir, que el bebé intenta alcanzar un objeto y no acierta las primeras veces, pero luego sí. Cuando tiene éxito, lo repite. Cuando fracasa siempre o el resultado es desagradable, posiblemente abandone el movimiento.

Niños aprendiendo a ponerse de pie - Etapa del Desarrollo

Niños aprendiendo a ponerse de pie - Etapa del Desarrollo


Un impulso necesario para aprender es la curiosidad. Durante sus exploraciones, el bebé descubre aspectos importantes de sí mismo (su propio cuerpo, sus sensaciones, movimientos nuevos,...) y del mundo a su alrededor (la textura de los juguetes, su peso, el sonido que producen al caer, los distintos sabores, las reacciones de las personas,...).

Los padres pueden favorecer el aprendizaje de varios modos:
  • Facilitando que el bebé tenga éxito en sus intentos. Por ejemplo, cuando él quiere reptar "hacia delante" para alcanzar un juguete y como aún no es "experto", se desliza "hacia atrás". Los padres, en lugar de darle el juguete simplemente, pueden proporcionar apoyo a sus pies para que pueda avanzar y coger el objeto por sí mismo.
  • Reforzando lo que el bebé aprende. Se refuerza si se alaba, se sonríe o se repite lo que el bebé hace o dice.
  • Alentándolo a probar nuevas experiencias.
Estos tres procedimientos facilitan de forma positiva que el bebé aprenda cosas por sí mismo.





Top Ad 728x90