Top Ad 728x90

sábado, 1 de octubre de 2016

, , , ,

Sexualidad y Lesión Medular

Hay palabras que parece que no pueden ir nunca juntas, y un ejemplo muy evidente de esto es "lesión en la medula" y "sexo". Hay demasiados tabús y mitos sobre el tema de la sexualidad que impiden que se normalicen y se pueda vivir con más tranquilidad.
La función sexual de las personas con lesión medular, depende de la sincronización de los componentes cerebrales, de la integridad de las estructuras anatómicas de los órganos genitales y del componente psíquico de la actividad sexual; y también exponer algunas alternativas para mejorar su sexualidad. 

Para la erección en la persona con lesión medular distinguimos:
  • La erección psicógena: los estímulos provocados por lecturas, audiovisuales, etc. viajan desde el cerebro (estructuras del sistema límbico) hacia la región dorso-lumbar (D11-12 y L1) de la médula a la cual estimulan, provocando así por el sistema vegetativo la vasodilatación genital. Se estimula también el plexo hipogástrico o pélvico.
  • La erección reflexógena o genital: los estímulos táctiles genitales en el glande, pene o clítoris viajan hasta la médula, a través de los nervios pudendos, los cuales conectan con las raíces parasimpáticas del centro sacro (S2,S3,S4)

MITOS Y PREJUICIOS

  • Los minusválidos son asexuales.
  • Los minusválidos dependen de los demás, por lo que necesitan que los protejan.
  • La incapacidad física genera incapacidad psíquica.
  • Los minusválidos deberían casarse con personas como ellos.
  • Los padres de niños disminuidos físicos no desean darles educación sexual.
  • El orgasmo es esencial para el goce sexual pleno.
  • Si un disminuido físico padece un trastorno sexual, casi siempre se debe a su condición de minusválido.
  • Si una persona no minusválida mantiene relaciones con un disminuido físico – hombre o mujer- es porque no puede atraer individuos normales.
- Los temas sobre la sexualidad deben dejarse en manos de una persona que
resulte “eficaz”, de modo que el paciente no padezca las consecuencias de un
consejo mal formulado. Entonces si no apareciese ese profesional calificado
¿nadie tratará el tema?. Se impone por lo tanto mejorar y aumentar los
conocimientos al respecto (lo destacado es nuestro).
• La rehabilitación se encamina a obtener un mejor estado de salud y la
sexualidad es “algo distinto de la salud” ¡¡¡!!!.
• Tratar la sexualidad puede constituir una distracción de otros aspectos más
importantes de la rehabilitación.
¡El aspecto sexual debe ser abordado por el especialista en rehabilitación!
Debe ser tratado como en las demás áreas de la rehabilitación,
fomentando y utilizando las capacidades residuales
No hay sexualidad de discapacitados, hay sexualidad humana, con todo su abanico de posibilidades.



DESEO SEXUAL 

Aquellas sensaciones que impulsan al individuo a
buscar relaciones o experiencias sexuales, mostrar
interés y /o pensar en ellas o sentir frustración por la falta de actividades sexuales,
tiene componentes de índole:
biológicos, psicológicos y sociales.
• Zonas encefálicas frontal, prefrontal y sistema
límbico
• Hormona testosterona → +

La naturaleza sexual de una persona está
en su mente, y esta no se ve alterada por una
lesión medular. Los individuos portadores
de una lesión medular siguen expresando
deseo sexual y manteniéndose sexualmente
activos. Sin embargo, tanto hombres como
mujeres con lesiones medulares refieren una
disminución en el deseo sexual así como la
frecuencia y satisfacción de la actividad
sexual. 


Para las personas con lesiones medulares,
retomar la vida sexual constituye una de sus
prioridades, siendo incluso tan importante
como optimizar la función de las extremidades
superiores y la continencia anal y vesical, 
todo esto con el objetivo de mejorar su calidad
de vida. Es tan importante incluso por su capacidad de marcha.

-La lesión motora impide que estas personas experimenten
deseos sexuales puesto que lo motor les permite el
movimiento requerido para un coito.
Se parte de una concepción muy reducida de sexualidad concibiéndola
únicamente como coito y más nada; sin embargo, la sexualidad entre una
pareja implica la calidez, las caricias, el erotismo emanado de todos los
sentidos y de cada pulgada de piel. Mientras se tenga eso y apertura hacia la
sexualidad, la pareja puede mantener una vida sexual muy amplia y gozosa

Una terapia multifactorial y adecuada al tipo de lesión medular de los pacientes parapléjicos puede multiplicar las probabilidades de que mantengan una relación sexual satisfactoria.



El orgasmo  o clímax  es el momento culminante del placer sexual.

Antes del orgasmo, sube la concentración de la sangre en los genitales hasta un máximo, y se dan contracciones de los músculos de esta zona del cuerpo, en la cual se descarga la tensión sexual. Después tiene lugar una relajación de la región genital y en muchos casos, de todo el cuerpo. En el caso del hombre, en general se da la eyaculación durante el orgasmo.

Aparte de las reacciones corporales, el orgasmo se hace notar por una sensación que casi siempre es sentida como placentera.
     La medula espinal está compuesta por dos vías nerviosas, como una carretera de dos sentidos. Una vía que envía la información desde el encéfalo al resto del cuerpo. Y una vía ascendente que envía la información que va de todos los receptores sensoriales al cerebro.


La perdida de funcionalidad con una lesión medular dependerá del lugar de la lesión y la naturaleza.

       La vivencia de la excitación y del orgasmo no dependen del nivel motor dl a lesión sino de cómo están las vías sensitivas que ascienden por la medula.


En el hombre se puede ver afectada la erección, eyaculación y orgasmo.

Si la lesión está encima del centro medular de la erección, es posible que ésta se produzca como un reflejo medular. En ello no intervendrán estímulos sensoriales y fantasías sexuales, que desde el cerebro no pueden llegar hasta el centro de la erección medular.


Si la lesión afecta al mismo centro medular de la erección, en las vértebras S2, S3 y S4 o está situado por debajo, afectando a sus raíces, no habrá ninguna posibilidad de erección.

Se puede reaprender a provocar la erección y mantenerla con estímulos diversos con maniobras y caricias derivadas del estudio del propio cuerpo.

El proceso neurofisiológico de la erección, requiere:

•------ un nivel central.

•------ un nivel periférico.

•------ un nivel local.

1) A nivel central, los lóbulos frontal y temporal más la circunvolución parietal ascendente, se relacionan con el deseo, interés y conducta sexual. El sistema limbico coordinaría la información que llega a la corteza a través de estimulos auditivos, visuales, olfativos, táctiles, así como los recuerdos del objeto deseado, principalmente en el area preóptica medial y en el núcleo paraventricular del hipotalamo. En el tronco encefálico, existen una serie de núcleos bulbares y protuberanciales en íntima relación con los centros de la médula lumbosacra.

2) A nivel periférico, la erección fisiológica, necesita del control y regulación de tres sistemas, a saber:
a) Simpático toracolumbar.( de T10 a L2- L3)
b) Parasimpático lumbosacro.(S2 S3 S4)
c) Somático lumbosacro (S2 S3 S4)

3) A nivel local, encontramos al sistema adrenérgico, que sería el responsable de la detumes cencia peneana.


MUJERES
Las mujeres con paraplejia o cuadriplejia y en edad de procrear habitualmente recuperan su ciclo menstrual; casi el 50 por ciento no experimenten la falta de la menstruación después de una lesión.

El embarazo es posible, y la mayoría de las mujeres con lesiones en la médula espinal tienen partos vaginales normales, aunque se pueden producir determinadas complicaciones del embarazo. Entre ellas están el parto prematuro y la disreflexia autonómica (para las mujeres con lesiones por encima del nivel T-6, caracterizadas por presión sanguínea alta, sudor, escalofríos y dolor de cabeza) durante el trabajo de parto. Además, la pérdida de sensibilidad en la zona pélvica puede impedir que la mujer sepa que el trabajo de parto ha comenzado.


INDEPENDENCIA no es que la persona con discapacidad haga todas las cosas por sí

misma, sino tener la capacidad para regir su vida, esto significa un interés por la

calidad de vida con ayuda. En otras palabras, significa que la persona con lesión

medular tenga el PODER, es decir, que se empodere para hacer la vida lo más

normal posible y decidir por sí misma.

Tras una lesión medular y con el paso del tiempo es fundamental y necesaria la aceptación progresiva de la situación y de la nueva figura corporal.

Por otra parte, es positivo tener un concepto más amplio y lúdico de la sexualidad y no reducirla a genitalidad y a coito, ya que el cuerpo humano tiene numerosas partes tanto o más sensibles que los genitales. La Sexualidad es inherente al ser humano y trasciende cualquier lesión medular. Las mujeres y los hombres con lesiones medulares pueden lograr relaciones sexuales plenas y placenteras. 

Vídeos relacionados con lesión medular →





Top Ad 728x90