Top Ad 728x90

sábado, 17 de septiembre de 2016

, , , , , , ,

La música y su importancia en la rehabilitación (Musicoterapia)

¿Qué puede tratar la musicoterapia?
La música puede ser un eje importante de actuación a la hora de tratar de desarrollar la vertiente cognitiva de un niño, la social, la emocional o la motriz. Por poner algunos ejemplos, con la musicoterapia se pueden tratar retrasos del lenguaje, retrasos madurativos, problemas emocionales, de conducta, de aprendizaje, falta de habilidades sociales, retraso mental, parálisis cerebral, síndrome de Down, autismo, etc.

Pero evidentemente no tiene por qué tratar algo concreto, sino que puede utilizarse con cualquier niño (y adulto), porque la diversión es algo que no puede negarse nunca a nadie y, si además sirve para estimular y para generar aprendizaje, todos deben poder hacer uso de la música si quieren.


¿Cómo puede ayudar la música a un niño?
Pues de muchas maneras. Por ejemplo, un niño que presta atención a una música determinada o a una canción ya está haciendo algo: prestar atención. Muchos niños tienen dificultad para centrarse en actividades concretas y muchos lo hacen por sólo unos momentos. Con la música como eje, y a partir de esa atención, se pueden trabajar otras cosas como la articulación de las palabras (ayudarle a que vocalice correctamente cuando está cantando), la construcción de frases (“vamos a poner letra a esta canción”) o simplemente (que no es poco), tratar situaciones emocionales complejas con la alegría y diversión que proporciona la música.

También se utiliza en niños hiperactivos, depresivos, agresivos y es muy útil en el tratamiento de niños autistas para vencer su aislamiento y modificar pautas de comportamiento. Los niños disminuidos psíquicos mejoran también su conducta y su capacidad de relación con los otros gracias a la musicoterapia. Respecto a los niños con disminuciones físicas, la musicoterapia sirve para superar la no-aceptación de su discapacidad y de su diferencia respecto a los otros.



Dentro de la medicina general se aplica en el tratamiento contra el dolor, en intervenciones y en todo tipo de enfermedades o situaciones que exigen un soporte psicológico del niño. En los hospitales de Estados Unidos es normal ver un musico terapeuta responsable de tranquilizar al niño antes y después de una operación o de hacerle olvidar el dolor que siente por una enfermedad.

Es útil en niños que tienen problemas para situarse en el espacio y el tiempo ya que les permite asimilar estos conceptos de forma práctica. Además, la musicoterapia se puede aplicar desde que el niño es muy pequeño ya que la música es accesible a todo el mundo gracias a su sencilla estructura.



Más ejemplos de la música como terapia:

La música la puede hacer uno solo, sin necesidad de nadie más y evadirse en cierto modo del mundo, centrando toda la atención y la motricidad en hacer sonar lo que tengas entre manos. Esto puede ayudar a los niños a conocer sus habilidades, sonidos, capacidad de hacer cosas nuevas, a desarrollar la psicomotricidad (ahora toco esta tecla, ahora esta otra)… y la música se puede hacer en grupo, con otros compañeros que también hacen música, compartiendo tiempo y momentos con ellos, promoviendo la relación, la coordinación, el entendimiento con los demás, etc.


Por otra parte, con un poco de imaginación, la música puede servir para otorgar valor o diversión a tareas que los niños deben hacer. Por ejemplo, si tienen que hacer ejercicios de respiración, se puede utilizar una flauta o una trompeta imaginaria al ritmo de la música que suena (cuando respirar por respirar de determinada manera es tremendamente aburrido). Otras tareas, como las que conllevan memorización, ya lo sabemos todos, con una canción se aprende mucho mejor.
Los niños se divierten con la música e aquí el ejemplo →


Ejemplos de música para niños / moviendo su cuerpo →








Top Ad 728x90