Top Ad 728x90

domingo, 27 de octubre de 2013

, , ,

PIE EQUINO TRATAMIENTO DE FISIOTERAPIA


Pie Equino:

Es una deformación del pie caracterizada por la flexión plantar permanente, de forma que el individuo, al estar de pie o caminar, se apoya únicamente en el antepié y, en cambio, el talón (el calcáneo), permanece elevado. El pie equino se debe a la parálisis de los músculos flexores dorsales del pie (tibial anterior) o a la contractura (espasmo) de los músculos flexores plantares.








TRATAMIENTO:

 Pie equino: 

El pie equino es muy característico en los pacientes hemipléjicos; la primera medida es la higiene postural, que consiste en colocar un antiequino en el pie mientras esté en la cama, para evitar esa postura, con una almohada o con un dispositivo especial para este fin. 

Se aplica a menudo una férula de aluminio o de metal liviano y se mantiene por medio de telas adhesivas; debe almohadillarse y se recubre con material impermeable en el caso de los niños muy pequeños. Se coloca el pie en dorsiflexión en ángulo recto, o lo más cerca posible de esta posición. La férula se dobla en el mismo ángulo y se aplica en la parte posterior de la pierna y a la ple aplicarse la férula de Denis Browne, pero el pie no debe colocarse en eversión. 

El pie se coloca, a veces, en una férula enyesada, pero que no es aconsejable en el caso de niños pequeños, debido al reblandecimiento por la humedad. 

En los casos paralíticos discretos, en los cuales el niño ya puede andar, se aplica, a veces, algún dispositivo que impida la flexión plantar más allá del ángulo recto. 

Tratamiento físico:

 Se extrae la férula para el tratamiento, pero el pie debe mantenerse en la posición más correcta posible hasta la reposición de la férula. Esto es absolutamente esencial en los casos para Movimientos pasivos (forzados): El pie debe ser presionado en flexión dorsal. Esto se realiza, si es posible, varias veces al día, y es conveniente enseñar a la madre la forma de realizarlo para que pueda proseguir el tratamiento en casa. Si solamente está afectada la articulación tibio-tarsiana, el fisioterapeuta debe sujetar el talón con una mano, traicionándolo hacia abajo, mientras que con la otra mano sujeta el empeine y lo dirige hacia arriba. Si, como en el caso de la forma adquirida, el pie está afecto también en la articulación medio-tarsiana, se sujeta el talón de la misma forma, pero la otra mano se coloca a lo largo de la planta, de forma que se produzca un movimiento de presión hacia arriba en las articulaciones del tobillo y medio- tarsiana 

Movimientos activos

Debe realizarse la flexión dorsal del tobillo tan pronto como el niño sea capaz. Deben también practicarse ejercicios del pie. Es conveniente una vigilancia del niño al comienzo de la de ambulación. Íticos. Anta del pie.



Top Ad 728x90