Top Ad 728x90

lunes, 2 de septiembre de 2013

, , , , , , ,

TIPOS DE CORRIENTES

CORRIENTE GALVÁNICA

Es un tipo de corriente continua, es decir, tiene dirección constante. Siempre tiene el mismo sentido es de intensidad constante.

La intensidad de la corriente sube de manera progresiva cuando se abre el circuito, y se mantiene por todo el tiempo, hasta que se cierra el circuito.

Efectos físicos y químicos de la corriente galvánica

Se estudian en dos niveles de actuación sobre el cuerpo:

Acciones o efectos polares: tienen lugar sobre los polos o electrodos con que aplicamos la corriente eléctrica a la superficie corporal.

Acciones o efectos interpolares: conjunto de acciones fisiológicas que se desarrollan en el espacio entre ambos electrodos. El cual resulta atravesado por la corriente galvánica.

Efectos polares: En el cuerpo humano se comporta como en una cubeta con agua. Se producen efectos por disociación o electrolisis por efectos de la corriente eléctrica.

Efectos interpolares: El más importante es la acción vasomotora

Acción vasomotora: Vasodilatación arteriolar en el territorio corporal por donde va la corriente, como respuesta a esta. Provoca hiperemia y aumenta el volumen por minuto de la circulación sanguínea. Estimula el trofismo.


La corriente Galvánica cuando atraviesa una zona corporal de circulación sanguínea disminuida (con éxtasis circulatoria) favorece el estímulo de la circulación favoreciendo la disminución de los edemas y si se hace de forma general, mediante un baño galvánico, disminuye el pulso y la tensión arterial.

USO ADECUADO

Tratamiento de afecciones del sistema neuromuscular:

ƒ Neuritis: inflamación del tejido nervioso (neuralgia: dolor con origen nervioso)
ƒ Miositis: inflamación del músculo (mialgia: dolor del músculo)

Contracturas musculares.

Sistema circulatorio: enfermedades que cursen con problemas de irrigación sanguínea. La electroterapia mejora la irrigación sanguínea.

Enfermedades arteriales: Enfermedades con angiospasmo, como las arteriopatías periféricas.

Afecciones osteoarticulaes: por la acción hiperémica que mejora la reparación y elimina los detritos.

Artrosis: degeneración de la estructura articular

Artritis: origen inflamatorio. Puede ser local o genera, y por múltiples causas.

Secuelas de procesos traumatológicos: por la hiperemia. Esguinces, distensiones y rupturas fibrilares de músculos, ligamentos o tendones.


CONTRAINDICACIONES:

Marcapasos: se puede perturbar o contaminar su funcionamiento, alterando el ritmo. No usar en personas que tengan uno.

Cuidado zona precordial: el 5º espacio intercostal, pues podemos interferir con el funcionamiento del corazón

Descargas bruscas. Cuidado al abrir el circuito, desconectar los electrodos antes de apagar el aparato generador de corriente.

CORRIENTES INTERFERENCIALES

Son corrientes alternas sinusoidales de media frecuencia (entre 1000 y 500 000Hz). Los equipos convencionales ofrecen corriente de alrededor de 4000Hz, en 2 circuitos eléctricos que se cruzan, se mezclan o interfieren entre sí, con la característica básica de que entre ambos circuitos tiene que haber una diferencia de frecuencias de 100Hz.

Propiedades de la corriente de media frecuencia.

Tiene mayor efecto en profundidad sin provocar molestias cutáneas.
Es una corriente apolar, produciéndose la misma reacción debajo de cada electrodo.
Pueden utilizarse en zonas con implantes metálicos.
Son muy bien toleradas por el paciente.
Brindan una gran espectro de posibilidades para el profesional, modulando los parámetros de estimulación; esta es la única corriente que permite el seguimiento de un paciente desde el primer día de evolución hasta el último.
Se puede manejar desde el dolor agudo, hasta el dolor crónico, la inflamación, los trastornos de la circulación, la regeneración de los tejidos y la potenciación muscular.
Puede tener influencia sobre tejidos tan diferentes como el músculo estriado y liso, el tejido conjuntivo, el tejido nervioso, etc.

USO ADECUADO

Disminución del dolor.
Normalización del balance neurovegetativo.
Regulación funcional sobre órganos internos.
Acción antinflamatoria en derrames y edema.
Mejoría del metabolismo y regeneración tisular.
La estimulación interferencial puede producir una contracción muscular, la cual es más fuerte y significativamente más tolerable que el estímulo de las bajas frecuencias.
Acomodación. Efecto que se produce con facilidad en este tipo de corriente, pero que hay que evitar modulando los parámetros de corriente.

Frecuencias de tratamiento:

Bajas frecuencias: para procesos sub-agudos y crónicos.
Altas frecuencias: para procesos agudos asociados a dolores intensos e hipersensibilidad.

CORRIENTE RUSA (KOTH).

Modalidad de corriente de media frecuencia derivada de la corriente interferencial, cuya frecuencia portadora más utilizada es de 2500 Hz. Diseñada específicamente para la potenciación muscular en individuos sanos e incluso con aplicaciones en el deporte de alto rendimiento por obtener contracciones mayores al 100 % de capacidad contráctil del músculo y provocar hipertrofia muscular. Se utilizan, además, para los tratamientos de adelgazamiento, remodelación corporal y particularmente para adiposidades localizadas, flaccidez y celulitis.

USO ADECUADO
Cuadros dolorosos agudos y crónicos (somáticos, viscerales funcionales y neurogénicos).
Potenciación muscular.
Relajación muscular.
Elongación muscular.
Bombeo circulatorio activo y pasivo.
Desbridamientos tisulares.
Contracturas musculares.
Ayudar en la regeneración tisular.


CONTRAINDICACIONES DE LAS CORRIENTES INTERFERENCIALES Y RUSA
Aparatos controlados por telemetrías (marcapasos, etc).
Hipersensibilidad cutánea (quemaduras, etc).
Tromboflebitis aguda.
Hematomas o heridas recientes.
Región craneal en epilépticos.
Procesos oncológicos.
Endoprótesis-osteosíntesis: En corrientes polarizadas peligro de quemadura química y resorción ósea.
Enfermedades crónicas descompensadas.
Procesos febriles agudos.
Patologías en estadío terminal.
Embarazadas.
Zonas anestésicas cutáneas.
Enfermedades mentales.

CORRIENTE ALTERNA
Existen dos tipos que se emplean en fisioterapia:

Corriente farádica
Corriente de onda sinusoidal

Farádica: alterna que cambia de dirección constantemente. El musculo normal con inervación integra responde a la estimulación farádica, pero si existe daño o lesión del nervio no hay respuesta.

Uso adecuado

Se usa de preferencia para estimular músculos con tono bajo pero con inervación normal y para detectar reacciones de degeneración.

Onda sinusoidal: es un tipo de corriente alterna, uniforme y de onda continua. Al aplicarla provoca una contracción con cada impulso por lo tanto el tratamiento no debe durar mucho o provocara fatiga muscular.

LAS CORRIENTES TENS

Las variedades de TENS más aplicadas en la nuestra práctica de fisioterapia son diferentes trenes de impulso reunidos en dos tipos de corriente. Una de ellas llamada TENS bifásica simétrica (la más frecuentemente encontrada) y la llamada TENS bifásica asimétrica. Ambas con gran utilidad en el campo del tratamiento del dolor.

Las corrientes TENS y sus beneficios

Por su efectividad comprobada, las corrientes TENS siguen siendo las aliadas infaltables en gabinetes de fisioterapia y rehabilitación. Aptas para múltiples procesos dolorosos, estas corrientes pueden ser combinadas con magnetoterapia para potenciar el efecto analgésico y antiinflamatorio.

En todo proceso de rehabilitación, se hace necesario, en primera instancia, disminuir la sintomatología que se manifiesta durante la fase de respuesta inflamatoria (tétrada de Celso, compuesta por dolor , rubor, calor y edema). Si bien existen varias alternativas terapéuticas para el tratamiento en esta etapa, no todas se adaptan. En relación al TENS, tiene como característica ser una corriente de baja frecuencia, alterna y sin predominancia de efectos polares (lo que elimina cualquier riesgo de quemadura). Se trata de una técnica de fisioterapia que no ha perdido vigencia, sino por el contrario es una de las más utilizadas.

Uso adecuado

Para cualquier tipo de dolor y en cualquier etapa, tales como: radiculopatias, esguinces, fracturas, desgarros, contusiones, distensión de ligamento y tendinitis, entre otros.


Fisioterapeuta Silvia Lorena Cedillos Reyes

Top Ad 728x90