Top Ad 728x90

lunes, 23 de septiembre de 2013

, , , , , ,

Como Estimular la visión, El oído, El tacto, El gusto y el Olfato en niños. (SISTEMA SENSORIAL)

El sistema sensorial

es parte del sistema nervioso, responsable de procesar la información sensorial. El sistema sensorial está formado por receptores sensoriales y partes del cerebro involucradas en la recepción sensorial. Los principales sistemas sensoriales son: la vista, el oído, el tacto, el gusto y el olfato.




Como se evalúa: 
  • La sensibilidad del niño, si este presenta
  • Hipersensibilidad
  • Hipo sensibilidad
  • Normal
  • Percepción visual 
  • Percepción auditiva 
  • Sentido vestibular
  • La coordinación óculo-motriz 
  • Movimiento de los ojos 
  • Ojo-mano ojo-pie 
  • Percepción olfativa 
  • Prensiones gruesas y finas Si utiliza ambas manos unilateral coordinación gruesa
Se debe empezar por las actividades que más le agradan a al niño hasta realizar aquellas en que le provocan una mayor dificultad.

Estímulos:

Percepción Táctil

Si el niño rechaza texturas ásperas: 

  •  Tocar al niño con texturas suaves, por ejemplo con una brocha de maquillaje, toallitas de papel tissue, algodón y esponja, en piernas y brazos, que son partes de menor sensibilidad menor sensibilidad.
  •     Posteriormente tocar con el mismo tipo de objetos en partes corporales más sensibles, como manos, pies, abdomen, cuello y, finalmente, cara (la que se tocará desde sus porciones más laterales (frente, mentón, mejillas) a las más mediales (nariz, labios).
  • Progresivamente cambiar las texturas a otras de mayor aspereza: cepillo de cerdas finas, de cerdas más gruesas, toalla, ropa de lana gruesa, guante de cáñamo, etc. Se comenzarán por las zonas del cuerpo en que el niño muestre mejor tolerancia al estímulo, para incorporar paulatinamente las zonas en que manifiesta mayor rechazo.
  • Estas actividades se pueden realizar durante el baño:
mojando al niño vertiéndolo agua con una ducha tipo teléfono, con un jarro, con la mano del adulto, restregándolo con la mano, con una esponja, con una toalla suave y delgada, con una toalla más gruesa, etc.

Si el niño rechaza temperaturas frías:

Mojar al niño con un algodón o una esponja empapada en agua temperada, tocando su cuerpo desde las zonas de menor sensibilidad a las más sensibles. Disminuir progresivamente la temperatura del agua (dentro de límites razonables). Lavar las manos del niño con agua temperada, disminuyendo progresivamente la temperatura.

Lavar otras zonas del cuerpo, que presente más sensibles a la temperatura.

  • Jugar con el niño a esconderse bajo sábanas y cortinas livianas. 
  •  Jugar con el niño a esconderse bajo géneros de mayor grosor, como cortinas gruesas, cubrecamas, frazadas. 
  •  Lanzar al niño cojines livianos, cuidando de no dirigirlos a las partes del cuerpo que tiene más sensible a la estimulación. Las que se incorporarán paulatinamente. 
  • Hacer cosquillas al niño, primero muy suaves, posteriormente un poco mas intensas.

Prensiones

Darles al niño diferentes objetos para que el los agarre, ponerlo a dibujar a pintar…














Percepción Auditiva


  • Si el niño rechaza estímulos de altas intensidades: Presentar estímulos auditivos a la intensidad que él tolera.
  • Aumentar gradualmente la intensidad del estímulo auditivo, lo que puede realizarse dentro de otra actividad, por ejemplo, jugando a la ronda a la par que se entonan o escuchan grabaciones de canciones infantiles.

Sistema Vestibular

  • En posición de pie, dar vueltas sobre sí mismo.
  • Caminar en medio de obstáculos, manteniendo el equilibrio.

Percepción Olfativa

Si el niño rechaza determinados olores (lo que se puede expresar en rechazo a determinados alimentos o personas): Permitirle al bebe que huela el aroma de verduras y frutas frescas, de las flores y del perfume de mama y papa, así mismo al oler frutas, verduras y demás objetos, permita tener contactos con ellas para que se establezcan asociaciones entre los olores con los objetos.



Ofrecer aromas que el niño acepte sin dificultad. Ya sea untando algodón con determinadas esencias, ofreciéndole bolsas con alimentos, flores, esencias, etc., que tengan olor o bien presentándole el objeto con olor
  • Presentar otros aromas que sean similares a los de su agrado (por ejemplo, que sean dulces, ácidos, suaves, fuertes, etc.). Presentarlos por un breve periodo de tiempo, acercándolos paulatinamente.
  • Darle a oler aromas con algunas características de los que le agradan y con otras de los que rechaza.
  •  Presentar aromas que se asemejen más a los que rechaza (según las características mencionadas), presentándolos a la mayor distancia posible en que logre percibirlos hasta llegar a la distancia más próxima que sea posible, sin irritar su mucosa nasal.

Sistema Gustativo

Si el niño rechaza determinados alimentos: 
  • Ofrecer alimentos que el niño acepte sin dificultad. 
  • Presentar otros alimentos que sean similares a los de su agrado (por ejemplo, que sean dulces, ácidos, salados, amargos, ásperos, suaves, etc.). Dárselos en pequeñas cantidades y por un corto periodo de presentación. 
  •  Darle a probar alimentos con algunas características de los que le agradan y con otras de los que rechaza. 
  •  Presentar alimentos que se asemejen más a los que rechaza (según las características mencionadas), presentándolos en pequeñas cantidades hasta lograr que acepte cantidades mayores.



Percepción Visual.

Niños hipervisuales

Estimulación visual con distintas fibras de colores que ayudan a reducir la sensibilidad a la luz del papel.





Niños Hipovisuales. 

Ejercicios para estimular la visión del niño, Apagar repetidamente la luz de las habitaciones, balanceos y giros sobre si mismos.



  • En una habitación oscura proyectar la luz con una linterna y que el niño juegue a atraparla.



Fisioterapeuta Patricia Elizabeth Orellana Chica

Top Ad 728x90